Imágenes Poéticas de Danza

Mujer que danza. Dibujo de Erick Massé.

La bailarina entra en lo excepcional, penetra lo imposible con pasos colmados de toda necedad

teje con los pies una alfombra indefinible de sensaciones…

Deja, coge, recoge tan exactamente la cadencia que si cierro los ojos la veo con toda precisión en mis oídos.

La sigo, y la encuentro, y no puedo perderla nunca, y si la miro con los oídos tapados, es ritmo y música a tal punto que me resulta imposible no oír las cítaras. Pues el oído de la bailarina está prodigiosamente conectado a su tobillo y acaricia indefinidamente la vista…

¿Quien es ese fino monstruo? Sus manos hablan, y sus pies parece que escribieran

nunca otros pies dieron más celos a mis labios…

Te gustaría sentir sus alas en tus palabras, y adornar lo que dijeras con figuras tan vivaces.

Me inquieta cómo habrá podido encerrar la naturaleza en esta muchacha tan frágil y fina semejante monstruo de fuerza y agilidad…

Dedos ¡Ah, obra encantadora, trabajo precioso de sus dedos inteligentes que atacan, que esquivan, que anudan y desnudan, que se persiguen, que alzan el vuelo y se esfuman! ¡Que hábiles, que vivos, puros obreros de las delicias del tiempo. Atención apasionada cree sentir cómo corren ágiles por sus labios esas uñas de ágata.

Collage de frases del libro “El alma y la danza” de Paul Valery.