Danzar es tocar al otro

y ese otro no necesariamente es ser humano,

tu pareja de baile puede ser el viento, el árbol, tu respiración…

Danzar es amar lo que se tiene enfrente

Para reconocernos otra vez…

Valesa R.

Fotografía: Enrique Mendez de Hoyos