Recupera fluidez, libertad, movimiento. Clases de Tango, Danza, Yoga, Cuerpo Profundo en México

Hacer de lo cotidiano un momento de placer

 Eso que haces todos los días, puedes convertirlo en algo divertido y en sencillos ejercicios que te ayuden a relajarte y a mejorar tu técnica de baile. Al caminar o subir una escalera, o cuando tienes que limpiar tu casa, manejar o te trasladarte al mismo lugar al que sueles ir. Esas actividades que hacemos todos los días que nos parecen monótonas, aburridas o que simplemente las hacemos automáticamente sin estar atentos, pueden ser la clave para vivir de una manera más placentera, para descubrir cosas de ti mismo y hacer de lo cotidiano momentos diferentes y creativos

Los quehaceres más sencillos pueden ser un momento para estar presente en tu cuerpo. Moviéndote al ritmo de tu respiración y percibiendo tus sensaciones, enfocándote solo en lo que estás haciendo sin estar pensando en otra cosa.

Así podrás aprovechar los tiempos muertos para balancearte y mejorar notablemente tu expresión corporal, equilibrio y condición física. También aumentará tu capacidad de concentración pero sobre todo disfrutarás más de tu día a día.

 

Ejemplo de los ejercicios que puedes hacer:

  • Cuando estás tendiendo tu cama puedes hacer los movimientos más exagerados estirándote y expandiendo tu cuerpo. Puedes poner música alegre para hacerlo más dinámico y ejercitar tu cuerpo con expresión y ritmo. Pero recuerda siempre acompañado de tu respiración y atento a los movimientos que estás haciendo. Esto te ayudará a mejorar tu flexibilidad y expresión corporal y te sentirás con más energía.

 

  • Si estás lavando los platos puedes aprovechar para relajarte y realinear tu postura. También es un muy buen momento para despejar tu mente, dejando ir los pensamientos, Puedes imaginar al limpiar cada plato, que sueltas lo que estás cargando con tensión, al exhalar suelta los hombros y después haz movimientos suaves con la cabeza para relajar tu cuello. Con este ejercicio te sentirás más liberado y estarás practicando tu capacidad de relajarte y enfocarte.

 

  • Bañándote puede ser un momento para renovarte, disfrutar del contacto con tu cuerpo. Pon atención en sentir el agua y dale masaje a tu cuerpo observando las zonas contraídas. A veces sólo regresando la atención a nuestro cuerpo podemos revitalizarnos de una forma sorprendente.

 

  • Cuando tienes que esperar en la fila de un banco o en algún lugar donde tienes que estar parado es excelente momento para practicar tu equilibrio. Deja el peso en una sola pierna y la otra déjala libre para jugar con ella, haciendo movimientos suaves que dibujen círculos. Recuerda! antes de ponerte en una sola pierna es importante alinear tu postura, enfocar tu mirada en un punto y no cambiar de altura cuando estés moviendo la pierna libre. En mi experiencia este es uno de los ejercicios más eficaces para mejorar el equilibrio.

Disfruta, explora, aprende, asómbrate y haz de tu cotidiano algo divertido

Valesa R.