Danzar es permitirse ser

La belleza se expresa naturalmente cuando nos permitimos ser

Cuerpo Profundo, clases de tango, yoga, danza CDMX

Hemos reprimido la danza que nos invoca la naturaleza por miedo de ser y sentir. El ego, los prejuicios, el miedo a ser juzgados interfieren haciéndonos perder toda naturalidad y vínculo. Son pocas expresiones sin máscaras y vanidad que nos invitan al afecto, a la proximidad, al encuentro íntimo y sincero.

Cuando nos permitimos ser se expresa la inimitable belleza de lo verdadero; una identidad profunda que nos libera, donde el poder creativo se manifiesta y nos transforma. 

Las actitudes evasivas no nos permiten crecer

Se necesita ferocidad para poder verse a sí mismo. Transformarse es ponerse en frente de uno mismo, estar dispuesto a quitarse los personajes que nos protegen con la convicción de querer hacer un cambio más allá de solo conseguir un analgésico que nos quite el síntoma.

Para desarrollar un camino de creatividad y plenitud es necesario tener el deseo profundo de superar nuestras actitudes evasivas y bloqueos, soltar lo que estorba, liberarnos de ideas fijas, superar nuestros miedos y por encima de ellos expresarnos con el placer de ser en favor de la vida.

Cuerpo Profundo busca llevarnos a descubrir nuestro propio lenguaje dejando a un lado la aprobación que viene de afuera. Permitiendo aflorar lo improbable; descubriendo la fuerza de la vida en lo vulnerable, lo espontáneo, lo sutil; expresando así nuestra verdadera esencia.

La mayor fortaleza que podemos dejar a nuestros hijos es realizar nuestra plena existencia…

confía en la voz de tu cuerpo

manifiéstate sin duda,

quien nos juzgue por permitirnos expresar solo tiene miedo de verse así mismo…

Nadie tiene derecho a hacernos daño

nadie tiene derecho a sentenciarnos por ser genuinos

 

Valesa R.

About the Author:

One Comment

  1. Alejandro Araujo julio 6, 2018 at 10:00 am - Reply

    Uno más, el cuarto escrito que leo después de formar parte de un grupo que vivió las experiencias-clases en donde vivimos con el cuerpo lo que en estos escritos se expresa: afectividad, disociación, ritmo, espacio… abrir espacio para dejar que aparezca eso que ocultamos de nosotros mismos…. Ser testigo, parte, vivir la experiencia y haber leído estos textos, participar de un grupo que como por arte de magia permite que todos los que ahí nos movemos nos pongamos en contacto con nosotros mismos, con los otros, como en una especie de fiesta en donde se celebra esa profundidad del cuerpo que a veces no dejamos salir, que a veces ocultamos o reprimimos y que, por ello, por reprimir se convierte en síntoma del cuerpo, en el cuerpo… contactar con uno en lugar de buscar un analgésico, sugiere Valesa en sus textos y en sus clases… y uno como testigo-parte-cuerpo que he sido en estas sesiones podría decir que sí, que en efecto, algo pasa cuando el tango es una danza que abre y permite ser….

Leave A Comment

20 + 19 =