Escucha a tu cuerpo

sistema Cuerpo Profundo

Cuando perdemos el contacto con nuestro cuerpo

olvidamos vivir el presente,  

dejamos a un lado lo importante y lo que en verdad nos hace sentir bien. 

Escuchar nuestro cuerpo nos lleva a la sabiduría que hay dentro de nosotros.

Cuando mis alumnos llegan por primera vez a las clases, con la idea de aprender a bailar, se encuentran con la sorpresa de no saber lo elemental de su propio cuerpo, como por ejemplo: ¿Qué es una buena postura?, ¿cómo respirar profundo?, ¿cómo pisar, caminar, trasladar el peso?, ¿cómo mantener el equilibrio? ¿Cómo llevar el ritmo?, lo cual no solo es necesario para bailar, si no esencial para sentirse bien. Descubren que tienen poca conciencia de su instrumento vital y que lo han descuidado con malos hábitos. En varias ocasiones, al final de la clase me han expresado: “Jamás me había percatado de lo importante que es escuchar mi cuerpo”.

Al entrar en contacto con nuestro cuerpo, la visión de la vida se transforma: percibes lo que en verdad necesitas, expandes tu conciencia. Te invoca a buscar el equilibrio, escuchas más y por lo tanto mejora tu comunicación con los demás.

Nuestro cuerpo es la vida misma y es el templo donde habita nuestro ser; es nuestra herramienta irremplazable y el medio para expresar nuestras emociones. A través de él disfrutamos el amor, la sensualidad, el afecto y la sexualidad. No tener conciencia de nuestro cuerpo, es perdernos de vivir plenamente. Antes que la razón está su sabiduría, una fuerza incesante que está en cada uno de nosotros. Si pensamos hay que pensar con todo el cuerpo, un universo por descubrir.

Llegar a su interior es llegar a casa, es estar presentes y es la práctica de la conciencia abierta. Ahí está nuestra memoria, nuestra historia y en él se refleja nuestra manera de ser y de vivir.

Tu cuerpo te habla… !Escuchálo¡

 

Cuerpo Profundo, la aventura de un nuevo lenguaje

Es por esto que he creado Cuerpo Profundo

Una vía para recuperar el contacto con el cuerpo y encontrar de nuevo su valor.

Este sistema nos conecta con la voz de nuestro cuerpo y su sabiduría; expande nuestra capacidad de sentir haciendo aflorar nuestro movimiento natural y espontaneo. Nos lleva a descubrir nuestro ritmo interior desde una sensación placentera y no desde una pauta pensada. Ayuda a disolver las corazas y posturas rígidas que limitan nuestra expresión y capacidad afectiva.

Cuerpo Profundo busca habitar  los lugares olvidados de nuestro ser y reconquistar los espacios vitales que hemos perdido. Su verdadero propósito es conectarnos con el placer de vivir.

Solo viviendo la experiencia de Cuerpo Profundo podemos descubrir su verdadero significado.

 

 

Recupera el contacto con tu cuerpo

Recupera un espacio de fluidez, libertad, movimiento.

 

 

Si escuchas la voz de tu cuerpo sabrás hacia dónde dirigirte.

Lo que deseas encontrar no está afuera.

Descubre la danza que está dentro de ti…

Valesa R.

About the Author:

One Comment

  1. Adelina Guzman julio 30, 2016 at 7:48 am - Reply

    ¡Con razón sigo extrañando tanto tus clases! Y cuando digo “tus clases”, en realidad en lo que pienso no es ni en los pasos, ni en los ejercicios, que por supuesto sabes conducir excelentemente, con esa capacidad tuya de transmitir lo que tú eres y sabes. Por encima de todo, pienso en lo que encontré a través de la experiencia de compartir contigo y con tu grupo: la posibilidad de establecer una verdadera conexión con mi propia esencia. Sin tenerlo tan claro y tan consciente, mi manera de ver y de vivir el tango había sido, desde siempre, compatible con la tuya; cada palabra que salía de tus labios, o mejor dicho de tu corazón, provocaron desde el primer momento una resonancia en mi interior. Y confío en que no he sido yo la única en haber tenido la percepción de “esto es lo que yo busco en la danza y muy en particular en el tango”; porque quizás en el fondo todos tenemos esa misma necesidad de conexión y encuentro con nuestro verdadero ser, con el otro y con el todo. Como bien sabes, hace ya más de dos años que me encuentro lejos, inmersa en una sociedad aparentemente muy distinta. Por supuesto que he incursionado en el ambiente del tango acá, pero sólo en muy contadas ocasiones he llegado a sentir que tal vez alguien puede estar viviendo el tango de la misma manera. Con frecuencia me descubro añorando aquellos momentos de conexión durante las sesiones de yoga-tango, que terminaban siendo verdaderas sesiones de meditación, algo que definitivamente aquí, al menos por el momento, sería impensable.

Leave A Comment

15 + cinco =