Concibo la danza como una sola. Si entendemos su esencia, podemos explorar sus diferentes caminos y llevarla más allá de sólo un instante...

Danzar es conectar con el placer de vivir.
Es expresar plenamente lo que somos y sentimos.
Es mirar hacia el interior del ser.