Eduardo Arellano (Durango, Durango)
“He descubierto que la práctica de todo arte debe de estar acompañada por un desarrollo emocional y espiritual. Es por esto que el trabajo que propone Valesa, además de hacerlo de una forma bastante accesible, ha dejado una marca en mi baile y en mi ser, es algo que recomendaría fielmente.”

Fernando Rello (Ciudad de México)
“Mis habilidades dancísticas son muy limitadas y siempre tuve una gran inseguridad en el baile y una gran dificultad para expresar mis emociones mediante mi cuerpo. Digo esto para que ustedes puedan apreciar mejor la tenaz, paciente y generosa labor que Valesa ha hecho ayudándome a ir avanzando poco a poco. Lo que he aprendido con Valesa es a disfrutar cada vez más el abrazo y la cercanía. Valesa desde niña se volcó en la danza buscando su propia identidad. Le agradezco que generosamente comparta sus conocimientos y sus vivencias y trate de introducirnos a ese mundo fascinante que es la danza en sus diferentes manifestaciones. Entrar a ese mundo hubiera sido impensable para mi antes de tomar clase con ella. Puedo decir que el contacto con ella, ha sido una fuente continua de gozo y aprendizaje. Muchas gracias Valesa!”

Gilberto Servín (Ciudad de México)
“Es difícil para mí, poder describir en unas cuantas líneas, mi agradecimiento y cariño hacia Valesa. Sus enseñanzas, me han servido no sólo en la danza sino en la vida. Sin duda la persona que soy hoy, es en gran medida gracias a Valesa. Sus clases son divertidas y dinámicas. En 6 años de tomar clase con ella nunca he tenido una clase repetida y son tan variadas. Gracias Vale por tu generosidad que te define y compartir tus conocimientos, por tu valentía, paciencia, congruencia, constancia y dedicación. Eres un ejemplo de vida.”

Francisco Escorcia (Ciudad de México)
“Pocas personas y aún menos maestros, tienen ese gusto genuino por obsequiarse a los demás como lo hace Valesa. Ella tiene el don de convertir una sesión de danza, en una lección de vida, esto es apreciar respirar, tocar, mover… Cuando conjuntas arte, pasión, virtuosismo, generosidad, cariño y lo combinas con sencillez y belleza, lo que resulta es Valesa.”

Adán Hurtado (Morelia, Michoacán)
“Hace 7 años que Valesa Rivera trataba de enseñarme un enfoque muy particular, muy suyo del Tango. Hoy es un honor compartir el escenario y experiencias con esta bella maestra en dos de los festivales nacionales más importantes.”

Liliana Irene (Toluca)
“La sencillez y calidez de Valesa son como un buen abrazo tanguero. En cada milonga recuerdo mucho lo que nos enseñó: bailar es acariciar la tierra.”

Jorge Giordano (Ciudad de México)
“No tengo palabras para expresar todo lo que aprecio y valoro de lo que me ha enseñado Valesa.”

Edgar Sevilla (Ciudad de México)
“Valesa me enseñó la esencia del tango, esa partecita tan profunda que no conocía de mí mismo.”

Miriam Neves (León Guanajuato, Guanajuato)
“Valesa! Muchas gracias por el taller del fin de semana! La pasé genial! Tienes una manera muy hermosa de explicar.”

Nallelhy A. (Ciudad de México)
“Valesa: Gracias por trasmitirme tu amor a la vida.”

Erika Chavelas (Ciudad de México)
“En los talleres con Valesa he aprendido cosas muy valiosas: la fortaleza del alma, la confianza para atreverme hacer las cosas, cerrar los ojos y dejarme llevar. Ahora disfruto más cada momento y sobre todo aprendí a relajarme. Cada clase, Valesa la transmite con profesionalismo, energía, cariño y entrega.”

Pedro Talavera (Tepoztlán, Morelos)
“Las clases con Valesa, ha significado una conexión amorosa con mi cuerpo. Con ella aprendí a expresar la música y la danza y descubrí mundos más sutiles y poéticos.”

Hebe Rossel (Ciudad de México)
“Queridísima Valesa, me acuerdo tanto de tus observaciones en clase: el fuego en los esternones, la sensualidad que le debemos a la tierra, movimientos íntimos, complicidad, comunicación… Mecerse y danzar con todo: la voz, la mirada, el contacto, la respiración, siempre en romance con la tierra. Un hermoso placer estar cerquita y siguiendo tu aletear.”