Una vía para recuperar nuestra capacidad intuitiva y la voz sabia de nuestro cuerpo.

La capacidad de articular nuestro cuerpo es uno de los principios más importantes para la danza y para recuperar el lenguaje corporal afectivo, sensual y fluido. En danza a esta capacidad se le llama disociar pero el término se reduce al acto de aislar o separar un parte del resto cuerpo. Esta palabra no le da el significado esencial al movimiento que se busca y en general los bailarines o maestros de danza al no entender su sentido, lo enseñan de forma mecánica sin que lleve la fuerza y el sentido profundo que este movimiento tiene.

Habría que encontrar una palabra que le devuelva el sentido de movernos como la naturaleza lo hace. El sentido de articular nuestro cuerpo como lo hacen las raíces de los árboles desde la fuerza de existir.  Como invitar con el cuerpo desde el afecto para vincularse y dialogar con el otro y la naturaleza. Una persona que se mueve en un solo bloque ha perdido la relación de conectividad y pertenencia, lo cual, es como perder el deseo de vivir.

La danza solo puede emerger desde la fuerza de existir y es esta fuerza que nos regresa cuando bailamos articulando nuestro cuerpo. Como la enredadera metiéndose entre los espacios o la flor rompiendo el concreto acariciando las pequeñas grietas y seduciendo los espacios en movimientos articulados de espiral y curvos hasta encontrar la luz… La imagen de la flor emergiendo, en especial, siempre me regresa la esperanza…cuando dimensiono la fuerza vital que puede tener un ser tan pequeño y suave como una flor. Ahí podemos apreciar la expresión del movimiento natural de la vida. Si nosotros estamos hechos de la misma fuerza ¿que nos ha hecho olvidarla? ¿que nos hace perder el contacto con esa sabiduría que está dentro de nosotros?

Recuperar la capacidad de articular nuestro cuerpo para volver al vínculo con la vida y restaurarnos amorosamente es un principio esencial en mi sistema de enseñanza CUERPO PROFUNDO…

 

Al moverte recuerda… dentro de ti está la flor deseando emerger para celebrar. Valesa R.